viernes, 11 de diciembre de 2009

La enferemedad. Dr. Jorge Carvajal




¿Qué es la enfermedad?
Es un maestro, una oportunidad para organizar una armonía superior en nuestra propia vida, a nivel físico, emocional, mental y espiritual.

¿Qué enferma primero, el cuerpo o el alma?
El alma no puede enfermar, porque es lo que hay perfecto en ti, el alma evoluciona, aprende
En realidad, buena parte de las enfermedades son todo lo contrario: son la resistencia del cuerpo emocional y mental al alma. Cuando nuestra personalidad se resiste al designio del alma es cuando enfermamos.

La Salud y Las Emociones

¿Hay emociones perjudiciales para la salud? ¿Cuáles son las que más nos perjudican?
Un 70 por ciento de las enfermedades del ser humano vienen del campo de conciencia emocional.
Las enfermedades muchas veces proceden de emociones no procesadas, no expresadas, reprimidas.
El temor, que es la ausencia de amor, es la gran enfermedad, el común denominador de buena parte de las enfermedades que hoy tenemos. Cuando el temor se queda congelado afecta al riñón, a las glándulas suprarrenales, a los huesos, a la energía vital, y puede convertirse en pánico.

¿Nos hacemos los fuertes y descuidamos nuestra salud?
De héroes están llenos los cementerios. Te tienes que cuidar.
Tienes tus límites, no vayas más allá. Tienes que reconocer cuáles son tus límites y superarlos porque si no los reconoces, vas a destruir tu cuerpo.

¿Cómo nos afecta la ira?
La ira es santa, es sagrada, es una emoción positiva porque te lleva a la autoafirmación, a la búsqueda de tu territorio, a defender lo que es tuyo, lo que es justo. Pero cuando la ira se vuelve irritabilidad, agresividad, resentimiento, odio, se vuelve contra ti, y afecta al hígado, la digestión, el sistema inmunológico.

¿La alegría por el contrario nos ayuda a estar sanos?
La alegría es la más bella de las emociones porque es la emoción de la inocencia, del corazón, y es la más sanadora de todas, porque no es contraria a ninguna otra. Un poquito de tristeza con alegría escribe poemas. La alegría con miedo nos lleva a contextualizar el miedo y a no darle tanta importancia.

¿La alegría suaviza el ánimo?
Sí, la alegría suaviza todas las otras emociones porque nos permite procesarlas desde la inocencia. La alegría pone al resto de las emociones en contacto con el corazón y les da un sentido ascendente. Las canaliza para que lleguen al mundo de la mente.

¿Y la tristeza?
La tristeza es un sentimiento que puede llevarte a la depresión cuando te envuelves en ella y no la expresas, pero también puede ayudarte. La tristeza te lleva a contactar contigo mismo y a restaurar el control interno. Todas las emociones negativas tienen su propio aspecto positivo, las hacemos negativas cuando las reprimimos.

¿Es mejor aceptar esas emociones que consideramos negativas como parte de uno mismo?
Como parte para transformarlas, es decir, cuando se aceptan fluyen, y ya no se estancan, y se pueden transmutar. Tenemos que canalizarlas para que lleguen desde el corazón hasta la cabeza.
¡Qué difícil! Sí, es muy difícil. Realmente las emociones básicas son el amor y el temor (que es ausencia de amor), así que todo lo que existe es amor, por exceso o defecto. Constructivo o destructivo. Porque también existe el amor que se aferra, el amor que sobreprotege, el amor tóxico, destructivo.

¿Cómo prevenir la enfermedad?
Somos creadores, así que yo creo que la mejor forma es creando salud. Y si creamos salud no tendremos ni que prevenir la enfermedad ni que atacarla, porque seremos salud.

¿Y si aparece la enfermedad?
Pues tendremos que aceptarla porque somos humanos. También enfermó Krishnamurti de un cáncer de páncreas y no era nadie que llevara una vida desordenada. Mucha gente muy valiosa espiritualmente ha enfermado. Debemos explicarlo para aquellos que creen que enfermar es fracasar. El fracaso y el éxito son dos maestros, pero nada más. Y cuando tú eres el aprendiz, tienes que aceptar e incorporar la lección de la enfermedad en tu vida. Cada vez más personas sufren ansiedad. La ansiedad es un sentimiento de vacío, que a veces se vuelve un hueco en el estómago, una sensación de falta de aire. Es un vacío existencial que surge cuando buscamos fuera en lugar de buscar dentro. Surge cuando buscamos en los acontecimientos externos, cuando buscamos muletas, apoyos externos, cuando no tenemos la solidez de la búsqueda interior. Si no aceptamos la soledad y no nos convertimos en nuestra propia compañía, vamos a experimentar ese vacío y vamos a intentar llenarlo con cosas y posesiones. Pero como no se puede llenar con cosas, cada vez el vacío aumenta.

¿Y qué podemos hacer para liberarnos de esa angustia?
La angustia no se puede pasar comiendo chocolate, o con más calorías, o buscando un príncipe azul afuera.
La angustia se pasa cuando entras en tu interior, te aceptas como eres y te reconcilias contigo mismo. La angustia viene de que no somos lo que queremos ser, pero tampoco lo que somos, entonces estamos en el "debería ser", y no somos ni lo uno ni lo otro. El estrés es otro de los males de nuestra época.
El estrés viene de la competitividad, de que quiero ser perfecto, quiero ser mejor, de que quiero dar una nota que no es la mía, de que quiero imitar. Y realmente sólo se puede competir cuando decides ser tu propia competencia, es decir, cuando quieres ser único, original, auténtico, no una fotocopia de nadie.
El estrés destructivo perjudica el sistema inmunológico. Pero un buen estrés es una maravilla, porque te permite estar alerta y despierto en las crisis, y poder aprovecharlas como una oportunidad para emerger a un nuevo nivel de conciencia.

¿Qué nos recomendaría para sentirnos mejor con nosotros mismos?
La soledad. Estar con uno mismo cada día es maravilloso. Estar 20 minutos con uno mismo es el comienzo de la meditación; es tender un puente hacia la verdadera salud; es acceder al altar interior, al ser interior.
Mi recomendación es que la gente ponga su despertador 20 minutos antes para no robarle tiempo a sus ocupaciones. Si dedicas, no el tiempo que te sobra, sino esos primeros minutos de la mañana, cuando estás fresco y descansado, a meditar, esa pausa te va a recargar, porque en la pausa habita el potencial del alma.

¿Qué es para usted la felicidad?
Es la esencia de la vida. Es el sentido mismo de la vida, encarnamos para ser felices, no para otra cosa. Pero la felicidad no es placer, es integridad. Cuando todos los sentidos se consagran al ser, podemos ser felices. Somos felices cuando creemos en nosotros, cuando confiamos en nosotros, cuando nos encomendamos transpersonalmente a un nivel que trasciende el pequeño yo o el pequeño ego. Somos felices cuando tenemos un sentido que va más allá de la vida cotidiana, cuando no aplazamos la vida, cuando no nos desplazamos a nosotros mismos, cuando estamos en paz y a salvo con la vida y con nuestra conciencia.
Vivir el Presente

¿Es importante vivir en el presente? ¿Cómo lograrlo?
Dejamos ir el pasado y no hipotecamos la vida a las expectativas de futuro cuando nos volcamos en el ser y no en el tener. Yo me digo que la felicidad tiene que ver con la realización, y ésta con la capacidad de habitar la realidad. Y vivir en realidad es salir del mundo de la confusión.

¿Tan confundidos estamos, en su opinión?
Tenemos tres ilusiones enormes que nos confunden. Primero creemos que somos un cuerpo y no un alma, cuando el cuerpo es el instrumento de la vida y se acaba con la muerte. Segundo , creemos que el sentido de la vida es el placer; pero a más placer no hay más felicidad, sino más dependencia. Placer y felicidad no es lo mismo. Hay que consagrar el placer a la vida y no la vida al placer. La tercera ilusión es el poder; creemos tener el poder infinito de vivir.

¿Y qué necesitamos realmente para vivir?, ¿acaso el amor?
El amor, tan traído y tan llevado, y tan calumniado, es una fuerza renovadora.
El amor es magnífico porque crea cohesión. En el amor todo está vivo, como un río que se renueva a sí mismo. En el amor siempre uno puede renovarse, porque todo lo ordena. En el amor no hay usurpación, no hay desplazamiento, no hay miedo, no hay resentimiento, porque cuando tú te ordenas porque vives el amor, cada cosa ocupa su lugar, y entonces se restaura la armonía. Ahora , desde la perspectiva humana, lo asimilamos con la debilidad, pero el amor no es débil. Nos debilita cuando entendemos que alguien a quien amamos no nos ama.


Hay una gran confusión en nuestra cultura. Creemos que sufrimos por amor, que nuestras catástrofes son por amor. pero no es por amor, es por enamoramiento, que es una variedad del apego. Eso que llamamos habitualmente amor es una droga. Igual que se depende de la cocaína, la marihuana o la morfina, también se depende del enamoramiento. Es una muleta para apoyarse, en vez de llevar a alguien en mi corazón para liberarlo y liberarme. El verdadero amor tiene una esencia fundamental que es la libertad, y siempre conduce a la libertad. Pero a veces nos sentimos atados a un amor. Si el amor conduce a la dependencia es eros. Eros es un fósforo, y cuando lo enciendes se te consume rápidamente, en dos minutos ya te quemas el dedo. Hay muchos amores que son así, pura chispa. Aunque esa chispa puede servir para encender el leño del verdadero amor. Cuando el leño está encendido produce el fuego, Ese es el amor impersonal, que produce luz y calor.

¿Puede darnos algún consejo para alcanzar el amor verdadero?
Solamente la verdad. Confía en la verdad; no tienes que ser como la princesa de los sueños del otro, no tienes que ser ni más ni menos de lo que eres. Tienes un derecho sagrado, que es el derecho a equivocarte; tienes otro, que es el derecho a perdonar, porque el error es tu maestro. Ámate, sincérate y considérate.. Si tú no te quieres, no vas a encontrar a nadie que te pueda querer. El amor produce amor. Si te amas, vas a encontrar el amor. Si no, vacío. Pero nunca busques una migaja; eso es indigno de ti. La clave entonces es amarse a sí mismo.Y al prójimo como a ti mismo. Si no te amas a ti, no amas a Dios, ni a tu hijo, porque te estás apegando, estás condicionando al otro. Acéptate como eres; lo que no aceptamos no lo podemos transformar, y la vida es una corriente de transformación permanente.

viernes, 27 de noviembre de 2009

Arturo Pérez Reverte: ESA GENTUZA


Paso a menudo por la carrera de San Jerónimo, caminando por la acera opuesta a las Cortes, y a veces coincido con la salida de los diputados del Congreso. Hay coches oficiales con sus conductores y escoltas, periodistas dando los últimos canutazos junto a la verja, y un tropel de individuos de ambos sexos, encorbatados ellos y peripuestas ellas, saliendo del recinto con los aires que pueden ustedes imaginar. No identifico a casi ninguno, y apenas veo los telediarios; pero al pájaro se le conoce por la cagada. Van pavoneándose graves, importantes, seguros de su papel en los destinos de España, camino del coche o del restaurante donde seguirán trazando líneas maestras de la política nacional y periférica. No pocos salen arrogantes y sobrados como estrellas de la tele, con trajes a medida, zapatos caros y maneras afectadas de nuevos ricos. Oportunistas advenedizos que cada mañana se miran al espejo para comprobar que están despiertos y celebrar su buena suerte. Diputados, nada menos. Sin tener, algunos, el bachillerato. Ni haber trabajado en su vida. Desconociendo lo que es madrugar para fichar a las nueve de la mañana, o buscar curro fuera de la protección del partido político al que se afiliaron sabiamente desde jovencitos. Sin miedo a la cola del paro. Sin escrúpulos y sin vergüenza. Y en cada ocasión, cuando me cruzo con ese desfile insultante, con ese espectáculo de prepotencia absurda, experimento un intenso desagrado; un malestar íntimo, hecho de indignación y desprecio. No es un acto reflexivo, como digo. Sólo visceral. Desprovisto de razón. Un estallido de cólera interior. Las ganas de acercarme a cualquiera de ellos y ciscarme en su puta madre.

Sé que esto es excesivo. Que siempre hay justos en Sodoma. Gente honrada. Políticos decentes cuya existencia es necesaria. No digo que no. Pero hablo hoy de sentimientos, no de razones. De impulsos. Yo no elijo cómo me siento. Cómo me salta el automático. Algo debe de ocurrir, sin embargo, cuando a un ciudadano de 57 años y en uso correcto de sus facultades mentales, con la vida resuelta, cultura adecuada, inteligencia media y conocimiento amplio y razonable del mundo, se le sube la pólvora al campanario mientras asiste al desfile de los diputados españoles saliendo de las Cortes. Cuando la náusea y la cólera son tan intensas. Eso me preocupa, por supuesto. Sigo caminando carrera de San Jerónimo abajo, y me pregunto qué está pasando. Hasta qué punto los años, la vida que llevé en otro tiempo, los libros que he leído, el panorama actual, me hacen ver las cosas de modo tan siniestro. Tan agresivo y pesimista. Por qué creo ver sólo gentuza cuando los miro, pese a saber que entre ellos hay gente perfectamente honorable. Por qué, de admirar y respetar a quienes ocuparon esos mismos escaños hace veinte o treinta años, he pasado a despreciar de este modo a sus mediocres reyezuelos sucesores. Por qué unas cuantas docenas de analfabetos irresponsables y pagados de sí mismos, sin distinción de partido ni ideología, pueden amargarme en un instante, de este modo, la tarde, el día, el país y la vida.

Quizá porque los conozco, concluyo. No uno por uno, claro, sino a la tropa. La casta general. Los he visto durante años, aquí y afuera. Estuve en los bosques de cruces de madera, en los callejones sin salida a donde llevan sus irresponsabilidades, sus corruptelas, sus ambiciones. Su incultura atroz y su falta de escrúpulos. Conozco las consecuencias. Y sé cómo lo hacen ahora, adaptándose a su tiempo y su momento. Lo sabe cualquiera que se fije. Que lea y mire. Algún día, si tengo la cabeza lo bastante fría, les detallaré a ustedes cómo se lo montan. Cómo y dónde comen y a costa de quién. Cómo se reparten las dietas, los privilegios y los coches oficiales. Cómo organizan entre ellos, en comisiones y visitas institucionales que a nadie importan una mierda, descarados e inútiles viajes turísticos que pagan los contribuyentes. Cómo se han trajinado –ahí no hay discrepancias ideológicas– el privilegio de cobrar la máxima pensión pública de jubilación tras sólo 7 años en el escaño, frente a los 35 de trabajo honrado que necesita un ciudadano común. Cómo quienes llegan a ministros tendrán, al jubilarse, sólidas pensiones compatibles con cualquier trabajo público o privado, pensiones vitalicias cuando lleguen a la edad de jubilación forzosa, e indemnizaciones mensuales del 100% de su salario al cesar en el cargo, cobradas completas y sin hacer cola en ventanillas, desde el primer día.

De cualquier modo, por hoy es suficiente. Y se acaba la página. Tenía ganas de echar la pota, eso es todo. De desahogarme dándole a la tecla, y es lo que he hecho. Otro día seré más coherente. Más razonable y objetivo. Quizás. Ahora, por lo menos, mientras camino por la carrera de San Jerónimo, algunos sabrán lo que tengo en la cabeza cuando me cruzo con ellos.

Entrevista a un tuareg


TIENES EL RELOJ, YO TENGO EL TIEMPO
entrevista realizada por VÍCTOR-M. AMELA a:

MOUSSA AG ASSARID,

No sé mi edad: nací en el desierto del Sahara, sin papeles...!

Nací en un campamento nómada tuareg entre Tombuctú y Gao, al norte de Mali. He sido pastor de los camellos, cabras, corderos y vacas de mi padre. Hoy estudio Gestión en la Universidad Montpellier. Estoy soltero. Defiendo a los pastores tuareg. Soy musulmán, sin fanatismo

- ¡Qué turbante tan hermoso...!

- Es una fina tela de algodón: permite tapar la cara en el desierto cuando se levanta arena, y a la vez seguir viendo y respirando a su través.

- Es de un azul bellísimo...

- A los tuareg nos llamaban los hombres azules por esto: la tela destiñe algo y nuestra piel toma tintes azulados...

- ¿Cómo elaboran ese intenso azul añil?

- Con una planta llamada índigo, mezclada con otros pigmentos naturales. El azul, para los tuareg, es el color del mundo.

- ¿Por qué?

- Es el color dominante: el del cielo, el techo de nuestra casa.

- ¿Quiénes son los tuareg?

- Tuareg significa "abandonados", porque somos un viejo pueblo nómada del desierto, solitario, orgulloso: "Señores del Desierto", nos llaman. Nuestra etnia es la amazigh (bereber), y nuestro alfabeto, el tifinagh.

- ¿Cuántos son?

- Unos tres millones, y la mayoría todavía nómadas. Pero la población decrece... "¡Hace falta que un pueblo desaparezca para que sepamos que existía!", denunciaba una vez un sabio: yo lucho por preservar este pueblo.

- ¿A qué se dedican?

- Pastoreamos rebaños de camellos, cabras, corderos, vacas y asnos en un reino de infinito y de silencio...

- ¿De verdad tan silencioso es el desierto?

- Si estás a solas en aquel silencio, oyes el latido de tu propio corazón. No hay mejor lugar para hallarse a uno mismo.

- ¿Qué recuerdos de su niñez en el desierto conserva con mayor nitidez?

- Me despierto con el sol. Ahí están las cabras de mi padre. Ellas nos dan leche y carne, nosotros las llevamos a donde hay agua y hierba... Así hizo mi bisabuelo, y mi abuelo, y mi padre.... Y yo. ¡No había otra cosa en el mundo más que eso, y yo era muy feliz en él!

- ¿Sí? No parece muy estimulante. ..

- Mucho.. A los siete años ya te dejan alejarte del campamento, para lo que te enseñan las cosas importantes: a olisquear el aire, escuchar, aguzar la vista, orientarte por el sol y las estrellas... Y a dejarte llevar por el camello, si te pierdes: te llevará a donde hay agua.

- Saber eso es valioso, sin duda...

- Allí todo es simple y profundo. Hay muy pocas cosas, ¡y cada una tiene enorme valor!

- Entonces este mundo y aquél son muy diferentes, ¿no?

- Allí, cada pequeña cosa proporciona felicidad. Cada roce es valioso. ¡Sentimos una enorme alegría por el simple hecho de tocarnos, de estar juntos! Allí nadie sueña con llegar a ser, ¡porque cada uno ya es!

- ¿Qué es lo que más le chocó en su primer viaje a Europa?

- Vi correr a la gente por el aeropuerto.. . ¡En el desierto sólo se corre si viene una tormenta de arena! Me asusté, claro...

- Sólo iban a buscar las maletas, ja, ja...

- Sí, era eso. También vi carteles de chicas desnudas: ¿por qué esa falta de respeto hacia la mujer?, me pregunté... Después, en el hotel Ibis, vi el primer grifo de mi vida: vi correr el agua... y sentí ganas de llorar.

- Qué abundancia, qué derroche, ¿no?

- ¡Todos los días de mi vida habían consistido en buscar agua! Cuando veo las fuentes de adorno aquí y allá, aún sigo sintiendo dentro un dolor tan inmenso...

- ¿Tanto como eso?

- Sí. A principios de los 90 hubo una gran sequía, murieron los animales, caímos enfermos... Yo tendría unos doce años, y mi madre murió... ¡Ella lo era todo para mí! Me contaba historias y me enseñó a contarlas bien. Me enseñó a ser yo mismo.

- ¿Qué pasó con su familia?

- Convencí a mi padre de que me dejase ir a la escuela. Casi cada día yo caminaba quince kilómetros. Hasta que el maestro me dejó una cama para dormir, y una señora me daba de comer al pasar ante su casa... Entendí: mi madre estaba ayudándome...

- ¿De dónde salió esa pasión por la escuela?

- De que un par de años antes había pasado por el campamento el rally París-Dakar, y a una periodista se le cayó un libro de la mochila. Lo recogí y se lo di. Me lo regaló y me habló de aquel libro: El Principito.. Y yo me prometí que un día sería capaz de leerlo...

- Y lo logró.

- Sí. Y así fue como logré una beca para estudiar en Francia.

- ¡Un tuareg en la universidad. ..!

- Ah, lo que más añoro aquí es la leche de camella... Y el fuego de leña. Y caminar descalzo sobre la arena cálida. Y las estrellas: allí las miramos cada noche, y cada estrella es distinta de otra, como es distinta cada cabra... Aquí, por la noche, miráis la tele.

- Sí... ¿Qué es lo que peor le parece de aquí?

- Tenéis de todo, pero no os basta. Os quejáis. ¡En Francia se pasan la vida quejándose! Os encadenáis de por vida a un banco, y hay ansia de poseer, frenesí, prisa... En el desierto no hay atascos, ¿y sabe por qué? ¡Porque allí nadie quiere adelantar a nadie!

- Reláteme un momento de felicidad intensa en su lejano desierto.

- Es cada día, dos horas antes de la puesta del sol: baja el calor, y el frío no ha llegado, y hombres y animales regresan lentamente al campamento y sus perfiles se recortan en un cielo rosa, azul, rojo, amarillo, verde...

- Fascinante, desde luego...

- Es un momento mágico... Entramos todos en la tienda y hervimos té. Sentados, en silencio, escuchamos el hervor... La calma nos invade a todos: los latidos del corazón se acompasan al pot-pot del hervor...

- Qué paz...

- Aquí tenéis reloj, allí tenemos tiempo.

Salir de la Crisis

Es noviembre, una pequeña ciudad de costa, en plena temporada; cae una lluvia torrencial hace varios días, la ciudad parece desierta.

Todos tienen deudas y viven a base de créditos.

Por fortuna, llega un ruso forrado y entra en un pequeño hotel con encanto.. Pide una habitación.

Pone un billete de 100€ en la mesa del recepcionista y se va a ver las habitaciones.

El jefe del hotel agarra el billete y sale corriendo a pagar sus deudas con el carnicero.

Este coge el billete y corre a pagar su deuda con el criador de cerdos.

A su turno éste se da prisa a pagar lo que le debe al proveedor de pienso para animales.

El del pienso coge el billete al vuelo y corre a liquidar su deuda con la prostituta a la que hace tiempo que no paga. En tiempos de crisis,
hasta ella ofrece servicios a crédito.

La prostituta coge el billete y sale para el pequeño hotel donde había traído a sus clientes las últimas veces y que todavía no había pagado.

En este momento baja el ruso, que acaba de echar un vistazo a las habitaciones, dice que no le convence ninguna, coge el billete y se va de la ciudad.

Nadie ha ganado un duro, pero ahora toda la ciudad vive sin deudas y mira el futuro con confianza!

MORALEJA:
SI EL DINERO CIRCULA SE ACABA LA CRISIS

lunes, 23 de noviembre de 2009

El amor de la nueva era. Sobre estar solo de Flavio Gikovate




No es solamente el avance tecnológico lo que marcó el inicio de este milenio, las relaciones afectivas también están pasando por profundas transformaciones y revolucionando el concepto de Amor.

Lo que se busca hoy es una relación compatible con los tiempos modernos, en la cual exista individualidad, respeto, alegria y placer de estar juntos; y no una relación de dependencia en la cual uno responsabiliza al otro por su bienestar.

La idea de una persona que es el remedio para nuestra felicidad, que nació con el romanticismo seguramente desaparecerá en este principio de siglo.

El Amor Romántico parte de la premisa de que somos una fracción y necesitamos encontrar nuestra otra mitad para sentirnos completos.

Muchas veces se produce un proceso de despersonalización que, históricamente, es protagonizado por la mujer. Ella abandona sus características para amalgamarse al proyecto masculino

La teoría de atracción entre opuestos, también viene de la misma raíz: tiene que saber hacer lo que yo no sé, si soy manso él debe ser agresivo, y así todo lo demas. Una idea práctica de supervivencia y poco romántica

Estamos cambiando el Amor de la necesidad, por el Amor del deseo. El gusto y el deseo por la compañía,
y no por la necesidad, que es muy diferente.

Como el avance tecnológico, que exige más tiempo individual, las personas están perdiendo el miedo de quedarse solas, y aprendiendo a convivir mejor consigo mismas. Ellas estan comenzando a percibir que se sienten fracción, pero son enteras.

El otro, también se siente una fracción. No es príncipe ni salvador de nada, es apenas un compañero de viaje.

El hombre es un animal que va cambiando al mundo, y después tiene que irse reciclando, para adaptarse al mundo que fabricó.

Estamos entrando en una era de individualismo, que no tiene nada que ver con egoismo. El egoísta no tiene energía propia, él se alimenta de la energía que viene de otro, sea financiera o moral.

La nueva forma de Amor tiene nuevo significado: es el complemento de 2 enteros, y no la unión de 2 mitades. Y ésto solo es posible para aquellos que consiguieran trabajar su individualidad.

Cuanto más competente es el individuo para vivir solo,más preparado estara para una relación afectiva.
La soledad es buena, estar solo no es vergonzoso, al contrario, da dignidad a la persona.

Las buenas relaciones afectivas son óptimas, son muy parecidas a estar solo, nadie exige nada de nadie y ambos crecen.

Relaciones de dominación o de concesiones exageradas son cosas del siglo pasado.
Cada cerebro es único. Nuestro modo de pensar y de hacer no sirve de referencia para nadie.
Muchas veces pensamos que otro es nuestra alma gemela y, en verdad, lo que hicimos fue inventárnoslo a nuestro modo.

Todos deberíamos quedarnos solos de vez en cuando, para establecer un diálogo interno y descubrir nuestra fuerza personal.

En soledad, el individuo entiende que la armonía y la paz de espíritu solo pueden encontrarse dentro de él mismo, y no a partir de otro.

Al percibir eso, él se torna menos critico y más comprensivo con las diferencias, respetando la manera de ser de cada uno.

El Amor de 2 personas enteras es mucho más saludable.
En este tipo de relación se da el placer de la compañia y el respeto por el ser amado.
No siempre es suficiente ser perdonado por alguien, algunas veces necesitas aprender a perdonarte a ti mismo.

SAWABONA es un saludo usado en el sur de África que quiere decir "yo te respeto, te valoro, eres importante para mí!"

Como respuesta dicen: SHIKOBA, que es: "Entonces, yo existo para tí"

Extraido de yoga narayana

lunes, 12 de octubre de 2009

Gripe A........ Yo no me vacuno. Gracias

Teresa Forcades.
En este video se explica a la perfección toda la manipulación a la que estamos sometidos por los políticos, las farmacéuticas y los intereses de algunos.
Cuando veas este documento, cambiará tu perspectiva de la historia

lunes, 6 de julio de 2009

Informe astrológico julio 2009

*Informe Astrológico*

*Seamos los visionarios de la Nueva Tierra*
* **Julio 2009*


Los procesos de cambios y transformaciones se presentan tan intensos y
continuos que ya no tenemos registro claro de cuando nos suceden las cosas.
Cada uno en su tiempo propio está teniendo vuelcos imprevistos.

Hay energías y estados de conciencia tan nuevos que la mayoría de las
personas aún no pueden definir su naturaleza.* Las nuevas energías están
anclando lentamente en nosotros*. Aún así sabemos que lo nuevo nos acerca
hacia una conciencia de autenticidad, unicidad, claridad, integración y amor
verdadero. Hay necesidad de salir de la dualidad, la falsedad, la mentira,
decir la verdad de nuestro corazón.

Los procesos están siendo lentos y profundos, movilizados por diferentes
energías que llegan desde el centro galáctico y desde los planetas. Una de
estas energías se irradia desde la conciencia de transformación de Plutón.
Este planeta, en primer lugar, desintegra el tejido que ya no sirve para que
luego, *desde lo profundo emerja lo nuevo*. Es por ello que primero vemos el
caos y la destrucción del tejido social en decadencia. Vemos como emergen
las miserias humanas, con todos los atributos de desunión, egoísmos,
autoritarismos. Si observamos detenidamente los movimientos sociales,
veremos que donde hay fuertes tendencias de ambición y egoísmo, al poco
tiempo no hay nada construido y los egos humanos se caen. Por otro lado,
donde se reúne un grupo de personas desde el amor incondicional, la
solidaridad, la aceptación mutua, comienzan a florecer las nuevas formas de
vida. Por ahora las cosas parecen confusas, en la superficie aparece más
caos y violencia que buenas acciones. *Este es un tiempo de visionarios*, de
aquellos que se animan a sembrar en el desierto, con la absoluta confianza
de que están sembrando en una tierra fértil. Sólo aquellos que tengan la
seguridad absoluta del renacimiento de la humanidad en su corazón, podrán
sostener como pilares de luz las energías de transformación de estos
tiempos.

Si nos quedamos en la visión del caos, no podremos prestar atención a las
nuevas ideas y tendencias que están surgiendo dentro de nosotros. Hay una
fuerza interior que pulsa por expresarse hacia fuera. Pero si aún tienes
miedo de lo que dirán de ti, de perder tu estatus social o profesional, te
estás despotencializando. *La clave es convertirnos en Seres Verdaderos*,
permaneciendo fieles a nosotros mismos sin importar lo que nos depare la
vida. Sólo así podremos recuperar nuestro poder personal y modificar nuestra
vida hacia lo auténtico y esencial.

El proceso plutoniano es desintegrar las cristalizaciones en todas sus
expresiones, para que la esencia de nuestro espíritu se manifieste en la
nueva realidad. Es decir, el proceso es desde el espíritu hacia la materia.
Desde los planos más sutiles se produce la transformación que desciende al
plano material transformando la realidad cotidiana.

Durante los próximos dos años, 2009-2011, habrá un aspecto de cuadratura
entre *Plutón en Capricornio y Saturno en Libra que estarán describiendo el
acelerado fin de un ciclo de la humanidad.* Saturno simboliza las
estructuras, ya sean sociales, políticas, religiosas, filosóficas,
personales o laborales. Si estas estructuras están cristalizadas y
carentes de vida nueva, serán llevadas a la desintegración y transformación
por la fuerza de Plutón desde Capricornio. Como el proceso es lento, el
resultado final parece no llegar nunca, los cambios son tan profundos que
nos quedamos en carne viva, sin tejido de sostén. Y estos cambios suelen ser
muy tensos dentro de la conciencia colectiva, es por ello que la caída de
los grandes grupos de poder no será ni fácil ni cómoda; tampoco de una vez,
es un largo proceso que ya ha comenzado. Es decir, en los próximos años
habrá *intensas fuerzas regeneradoras operando sobre lo viejo.** *Por lo
tanto, todo aquello que no sea auténtico y no esté integrado será llevado
hacia su finalización. Entiéndase en este proceso autoritarismo político,
mentiras institucionales, proyectos engañosos, falsedad en lo sentimientos,
vínculos por interés, ambición material desmedida. En pocas palabras, sólo
lo genuino y transparente podrá echar raíces en la Nueva Tierra de nuestros
corazones.

Esta potente vibración de Plutón derriba las barreras que impide la
reintegración de todo aquello que en su origen estaba unido. Entonces las
almas gemelas podrán reencontrarse sin obstáculos. Es la Esencia de vida que
se nos manifiesta en el presente para evolucionar desde una nueva
perspectiva. Es tiempo de desafíos y transformaciones en nuestros proyectos
de vida. Hay que ser auténticos y estar en armonía entre la mente y el
corazón.

*Si tu corazón no te apoya, piensa tres veces antes de actuar y regresa a
preguntar a tu sabiduría interior cual es el camino con corazón.*

Como humanidad estamos atravesando un renacimiento nunca antes vivido. Cada
uno de nosotros, como parte de esta humanidad está superando la negación o
la racionalización de "como debería ser esto o aquello", o “porque a mi, si
soy una persona correcta”. Somos seres espirituales realizando una
experiencia humana para lograr la evolución de la conciencia.

En general el humano para sentirse seguro emocionalmente y construir su
identidad social se apoya en las creencias y la cultura de su época. Saturno
simboliza este orden y comportamiento humano. Pero la energía de Plutón nos
trae a la superficie algo que nuestra conciencia no aceptó en su momento y
quizá negó. Un paso importante para integrarnos es reconciliarnos con el
pasado, con nuestros ancestros. *El desafío es sanar las heridas de nuestra
historia, personal y colectiva,* donde siempre hemos estados divididos entre
los unos y los otros. Nos hicieron creer que una postura es mejor que otra
dividiendo nuestra conciencia entre buenos y malos. Ahora *la tarea es sanar
las divisiones y regresar a la unidad* nuestro Ser Divino. Este es el camino
de renacimiento de Plutón: la Reintegración con todo lo creado.

Es hora de reconciliarnos primero desde nosotros mismos, de no querer ser
otra persona de aquella que realmente somos, porque la división parte desde
uno mismo, no desde el otro. Es muy bueno también llevar este estado de
gratitud a nuestros ancestros, reconociéndolos y honrándolos. Cuando
abrazamos desde el corazón a cada uno de nuestra familia y nos reconciliamos
con el pasado, comienza el camino de reintegración de nuestras energías
psíquicas, redefinimos los vínculos, sanamos heridas, recuperamos energías
estancadas en un pasado que ya no sirve más. Cerrando sanamente los ciclos
del pasado, disponemos de energías para nuestras acciones futuras.

Astrológicamente, Plutón desde Capricornio hace oposición a Cáncer, signo
relacionado con la familia, los orígenes, los ancestros, por lo tanto libera
lo reprimido y olvidado para que sea sanado en la superficie. Aparecen
muchos secretos familiares escondidos que liberan ataduras en los
descendientes.

En este tablero de la humanidad, *a algunos les toca expander la conciencia
hacia la activación de los cuerpos de Luz y otros harán el trabajo de
reconexión con los ancestros*, generando de esta manera un juego que nos
permite echar raíces fuertes y sólidas para seguir creciendo en nuestra
evolución espiritual.

Desde lo personal en donde más se notará el efecto de las poderosas energías
Saturno-Plutón será en el área de los vínculos y de las relaciones. Nos
exigirá una buena dosis de introspección, sin racionalizar la situación que
nos toca vivir, hay que ir a lo más profundo del mundo emocional y entrar en
contacto con temas tan sensibles como el abandono, el dolor, el rechazo o la
soledad. Plutón describe que estamos limitados por estos sentimientos y nos
tensamos al no querer o poder hacer lo que elegimos, entonces buscamos que
los otros hagan nuestra voluntad.

Tengan en cuenta que los tránsitos y aspectos de Plutón sobre la carta natal
nos mueven a hacer cambios y transformaciones, pero si nos resistimos a los
cambios voluntarios, estos cambios vendrán impuestos desde afuera y resultan
más dolorosos.

* *

*El aprendizaje para integrar*

* *

*Crea nuevas formas de organizarte, de trabajar,*

*nuevas estructuras con mayor equilibrio para todos.*

*Enfrenta desafíos, cuando lo viejo se encuentra con lo nuevo, *

*siempre se producen resistencias.*

*Evolucionamos hacia otros sistemas totalmente diferentes y complejos, *

*no tengas miedo al cambio, anímate a ser visionario.*



*Plutón está abriendo la puerta para la transformación de la historia de la
humanidad*.

*Tenemos la oportunidad de transformar y avanzar hacia la tierra que
realmente queremos manifestar*

domingo, 28 de junio de 2009

El cambio en la polaridad magnética puede ser la causa de un cambio evolutivo

El cerebro de algunas personas es especialmente susceptible a los campos magnéticos. En determinadas estaciones del año el geomagnetismo puede alterar nuestro estado emocional. Caos magnético significa caos mental

jueves, 23 de abril de 2009

El descubrimiento de cómo funcionan los hemisferios cerebrales

La ciencia, hace muchos muchos años desechaba ideas como esta por no poder demostrarlas. Poco a poco las conciencias están cambiando y lo que parecía el "invento" de 4 "volaos" de la India hace miles de años va tomando forma; una forma, como no, que no tiene forma. Esa es la respuesta. No hay espacio, ni tiempo, ni estás aqui......Una vez más....maia.
Video

viernes, 17 de abril de 2009

El poder de nuestra Actitud





No uses las relaciones para aferrarte al pasado sino para que cada día nazcan de nuevo. Un minuto, aún menos, será suficiente para liberarte del pasado.

El amor entrará de inmediato en cualquier mente que lo desee, pero debe desearlo de verdad.

No pueden coexistir el amor y la culpa, y aceptar uno de estos sentimientos es negar el otro. Aprende a ver al mundo como modo de curar la separación. Si me siento perturbado, frustrado y enojado, tendré presente que existe otra manera de ver el mundo y puedo ver de otra manera la alteración que siento.

Nadie puede herirte a menos que le des el poder hacerlo. Una y otra vez tengamos presente que no es la gente ni los acontecimientos los que nos alteran; sólo nuestros propios pensamientos y actitudes nos hieren. Si me encuentro enfadado por la conducta de la gente, recordaré que sólo pueden herirme mis pensamientos y actitudes.

Cuando cesamos de juzgar se produce la curación. Empecemos a aceptar la verdad de que todas nuestras mentes están unidas y que los pensamientos agresivos que dirigimos hacia otros representan nuestra propia agresión hacia nosotros mismos. Hoy veré todas las percepciones de otras personas como reflejos de mis pensamientos y sentimientos. Veré a los demás en el presente y no como sombras de su pasado o del mío.

No aprisiones a nadie. Libera en lugar de atar, pues así es como tú has sido liberado. En lugar de ver a los demás atacándome, preferiré verlos como si sintieran temor y me pidieran ayuda para amar.

La paz es inevitable para los que ofrecen paz. La paz llega cuando dejamos de creer que nuestro objetivo y obligación es cambiar a los demás y cuando elegimos la paz mental como único objetivo. Sólo nuestros pensamientos deben cambiar para experimentar la paz. Elijo abandonar todo objetivo en el que la paz de mi mente dependa de los cambios de otras personas.

Mientras te sientas culpable, estarás escuchando la voz del ego. Hoy elijo ser feliz, y sé que puedo liberarme de juzgar y acusar a otros y a mí mismo.

La curación es el efecto de las mentes que se unen, y la enfermedad proviene de las mentes que se separan. Hoy, en todas mis comunicaciones, tendré presente la unión.

Sólo mis pensamientos pueden herirme. Hoy pensaré que la ira que podría sentir está producida por una lucha en mi propia mente. Puedo elegir no proyectarla sobre otros.

El perdón es el medio para curar al mundo y a mí. Perdonar al mundo para curarnos juntos. Hoy abandonaré mi deseo de que otras personas sigan mis esquemas. Haré todo lo posible para recordar que cuando yo acepto a los otros como son, me permito a mí y a los que me rodean experimentar el amor incondicional.

Tus interpretaciones de las necesidades de tu prójimo son las interpretaciones de tus necesidades. Al prestar ayuda, estás pidiéndola. Cuando estamos totalmente dedicados a ayudar a los demás, descubrimos que podemos experimentar paz y alegría en tal grado que está más allá de lo que podemos imaginar. Hoy, con quien quiera que esté, me formularé la pregunta de cómo puedo ser útil a los demás. Tendré presente que al ayudar a otros, estoy curándome.

Todo miedo es pasado porque su fuente ha desaparecido y también todos los pensamientos relacionados con él. El amor es el único estado actual. Hoy puedo liberarme del sufrimiento abandonando todos mis pensamientos de no perdonar.

Sentir rencor es permitir que el ego gobierne nuestra mente. Cuando elegimos perdonar, detenemos la proyección de nuestros conflictos interiores al mundo exterior, y nos liberan de la prisión de nuestros propios pensamientos y sentimientos. Hoy formularé el deseo de perdonar totalmente a cualquier persona contra la que aún siento rencor.

Solamente quédate tranquilo. No necesitarás ninguna regla más para que tu ejercicio del día de hoy te eleve por encima del pensamiento del mundo y libere tu visión de los ojos del cuerpo. Solamente quédate tranquilo y escucha. Hoy tendré presente, todo el tiempo que pueda, permanecer en calma por un instante, porque deseo de verdad experimentar los beneficios de una mente en paz.

En lo profundo de su ser está todo lo que es perfecto, listo para irradiarse en usted y el mundo exterior.

martes, 24 de marzo de 2009

Estaría bien liberarse de Maya.....aunque se está tan agustito....



Cuando uno se vuelve consciente del Ser, la mente deja de existir, lo cual no quiere decir que uno quede sumido en la conciencia del Ser si elimina la mente, sino que es algo que sucede cuando se comprende y se da cuenta de que la mente no ha existido nunca. Se trata de reconocer lo que es auténtico y real y despojarse de esas ideas erróneas sobre la realidad y la importancia de esa efímera sombra que llamamos mente.

No establezcas unos tiempos para meditar. No consideres que es algo que se hace cuando te sientas y cierras los ojos. Esta meditación tiene que ser algo ininterrumpido. Medita al comer, al caminar, hasta cuando estés hablando. Hay que meditar sin cesar.


Por sí solo, el cuerpo es jada, es un objeto inerte, desprovisto de vida e incapaz de funcionar sin la mente. Y, ¿cómo funciona la mente? Mediante los cinco sentidos que le proporciona el cuerpo. […] Si queremos ir más allá del cuerpo, más allá de la mente, debemos comprender y aceptar plenamente que no es real toda esa información que nos proporcionan los sentidos.

La autoindagación es el proceso mediante el cual la atención se enfoca en el sustrato en lugar de en los nombres y las formas que le solemos imponer. El Ser es ese sustrato del que parecen manifestarse todas las cosas y el jñani es aquel que es consciente, ininterrumpidamente, del sustrato real, que nunca cae en el engaño de creer que existen verdaderamente esos nombres y formas que perciben los sentidos.

Durante toda la vida debes mantener un compromiso contigo mismo de establecerte en el Ser y, para conseguirlo, tienes que tener una firme y potente determinación que se traduzca en un esfuerzo continuado, no a ratos.

Llevas muchas vidas sumido en la ignorancia y eso es a lo que estás acostumbrado. Todas tus creencias más arraigadas, todas tus pautas de conducta refuerzan esa ignorancia y la fortalecen para que sigas siendo su presa. Esa ignorancia es tan potente y está tan entremezclada con todas tus estructuras psíquicas que debes hacer un esfuerzo ingente durante mucho tiempo para poder liberarte de ella, enfrentándote una y otra vez a todos los hábitos y creencias que la sostienen.

La ignorancia consiste en ser ignorante del Ser y, para acabar con ella, es necesario percibir el Ser de forma consciente. Cuando se toma conciencia del Ser, se desvanece la ignorancia y, si no se pierde esa conexión con el Ser, la ignorancia nunca puede volver a surgir.

En la separación no hay felicidad alguna. Mientras el jiva siga considerándose un ser aparte, será incapaz de sentirse feliz, pleno y en paz. Esa existencia aparte procede del Ser y tiene que regresar a él y acabar en él. Ésa es la única manera de poder vivir en una paz eterna.

El Ser resplandece sin cesar y si no lo puedes ver porque tu mente lo ha oscurecido o fragmentado, lo que tienes que hacer es controlar tu visión. Tienes que dejar de observarlo todo con el ojo de la mente porque ese ojo sólo puede ver lo que la mente proyecta ante él. Si quieres ver con el ojo del Ser, desconecta el proyector y, entonces, el ojo infinito del Ser te revelará que el todo es una unidad indivisible.

La paz no se ve afectada por los tipos de conducta.

El jñani está siempre absorto en el Ser y su conducta aparente no es más que un reflejo de las circunstancias en las que se encuentra.

Cuando se tiene este jñana, tu paz interior es como una roca maciza que no hay quien la mueva.

Todo lo que vemos durante el estado de vigilia es un sueño. Estos sueños son pensamientos nuestros que se manifiestan. Los malos pensamientos producen malos sueños y los buenos pensamientos, sueños buenos; y si no tienes pensamientos no sueñas nada. Pero aunque sueñes, debes comprender que tu sueño también es el Ser.

No hace falta suprimir los pensamientos o no pensar absolutamente nada para vivir siendo consciente del Ser. Si tienes presente que hasta los sueños de cuando estás despierto y de cuando duermes son el Ser, entonces los pensamientos y los sueños que producen pueden continuar porque ya no te representarán ningún problema. Simplemente, sé el Ser en todo momento y, en ese estado, sabrás que todo lo que se aparece ante ti no es más que un sueño.

Cuando te fundes con el Ser, hay un gran poder que se apodera de ti y que dirige tu vida. Se ocupa de tu cuerpo, te pone en el lugar adecuado en el momento adecuado, te hace decir lo que es adecuado para la gente con la que te encuentras. Ese poder se apodera de ti hasta tal punto que tú ya no eres capaz de decidir ni discernir nada por ti mismo. Ese ego que va pensando “tengo que hacer esto” o “no tengo que hacer lo otro”, ya no existe. El Ser simplemente te infunde vida y te obliga a hacer todo lo que se debe hacer.

Establecerse en el Ser es la única actividad de esta vida que resulta útil y que vale la pena.

En todo momento, sólo tienes una auténtica opción: ser consciente del Ser o identificarte con el cuerpo y la mente.

En esta vida, tu responsabilidad es ver quién eres, pero no rescribir todo el guión de tu vida.

“Profundizar en el interior” significa centrar toda la mente en el Ser.

Cuando se retienen la respiración y la mente, cuando la energía mental no se dirige hacia fuera para ocuparse del mundo y sus objetos, la mente empieza a retroceder hacia su origen.

Para que la gracia del Guru pueda actuar en nosotros, tenemos que entregarnos. Tenemos que despojarnos de todas las cosas de este mundo y de todos los otros mundos, y enfocar nuestra atención en el Ser. Si deseamos algo de este mundo o del siguiente, se nos dispersará la energía con esos deseos y tendremos que nacer una y otra vez para que nos sean satisfechos.

En el estado de vigilia, el jñani no tiene pensamientos que le limiten la conciencia ni un ego que se identifique con un nombre y una forma determinados, sino que está en un estado claro como el agua.

La mente no se puede trascender adorando tus propias proyecciones externas. Todas esas apariciones externas que ves delante de ti son maia y no disponen de una realidad fundamental en la que existir. Para encontrar el Ser, para descubrir lo que es auténtico y real, tienes que buscar dentro de ti. Tienes que descubrir la fuente, el lugar de donde surgen todas esas proyecciones mentales.

Todo es tu propio Ser. Esta forma es distinta; aquella forma es distinta. Esto es más poderoso, aquello es peor. Todo esto son los juicios que haces al ver objetos diferenciados en lugar de tener la percepción auténtica en la que todo es una unidad sin diferenciaciones.

Conocer todo lo demás sin conocerse a uno mismo, que es el que conoce los objetos conocidos, no es más que ignorancia. ¿Cómo puede ser eso lo que constituya el conocimiento?

Eres lo que te crees que eres y te conviertes en lo que piensas.

Supongamos que vas caminando por una calle muy ajetreada. Te topas con todo tipo de personas que están haciendo todo tipo de cosas. En una esquina se están sucediendo varias conversaciones. Quizás hay unos obreros que están cavando una zanja. Dentro de una tienda hay un cliente que está discutiendo de los precios de algunos productos, mientras que, en medio de la calle, hay una multitud alrededor de la víctima de un accidente. Ninguna de esas cosas tiene nada que ver contigo, pero siempre existe la posibilidad de que tú te intereses por alguna de ellas, o por todas, y te olvides de tu razón particular por la que estás en esa calle. No te dejes alterar por nada de lo que oigas o veas. Simplemente, sigue caminando hacia donde tengas que ir.

Si eres luz, no hay oscuridad alguna. Si eres el Ser, no hay ni pensamiento, ni cuerpo ni mente que puedan molestarte. Puede que surjan un montón de pensamientos. Pues que surjan. Pero tú recuerda todo el tiempo: “Soy el Ser”. Tú no eres las vásanas, no eres los pensamientos, eres el Ser. Mantén esa conciencia y no te preocupes demasiado de lo que esté sucediendo en la mente ni del significado que pueda tener.

Si permaneces en el Ser, siendo el Ser, nada te puede hacer daño. En ese estado, nada de lo que te pueda pasar es un problema. No hay dualidad alguna cuando permaneces en el Ser, ni pensamientos sobre lo que tienes que hacer o dejar de hacer, ni pensamientos sobre lo que se puede o no se puede hacer. Lo que importa es no salirse del Ser. Cuando tienes la luz encendida no puede entrar la oscuridad, por mucho que lo desees.

Si tú eres el Ser, no hay destino alguno que pueda afectarte. Si te rompes la camisa, ¿quiere eso decir que tú también te has roto? No. Le ha pasado algo a una cosa que no eres tú. De forma semejante, el cuerpo y la mente experimentan placer, felicidad, tristeza, etc., dependiendo del karma que se ha traído a esta vida. Pero el Ser no tiene ni apegos, ni desapegos, ni felicidad, ni tristeza, ni karma. El cuerpo no es el Ser. La mente no es el Ser. El verdadero “yo” es el Ser y al Ser nunca le pasa nada ni nada le afecta.

Cuando sabes que lo eres todo, no surge ningún deseo de conseguir determinadas cosas y otras no. No hay nada que te guste más o menos que otras cosas. ¿Acaso te gusta o deseas más tu brazo que tu pie? Cuando tu cuerpo es todo el universo, hay una total ausencia de preferencias, aversiones y deseos.

El Ser no nace, no muere, no sufre ni tiene problemas. Observa todos estos fenómenos, pero no le afectan. Todas esas experiencias tienen lugar en la mente y, a través de muchas vidas, la mente vive, aprende y va madurando. Escoge un cuerpo y aprende algunas lecciones en él. Después adopta otra forma, otro cuerpo, y aprende algo más, y eso es lo que va formando la mente durante innumerables vidas hasta que, finalmente, ya se ha aprendido lo bastante como para regresar a su fuente, el Ser.

La adquisición de conocimientos forma parte del mundo académico, no de la sádhana. Ver de verdad es percibir que todo es uno y la verdadera sádhana consiste en controlar los cinco sentidos del cuerpo. Hay que controlarlos, pero lograrlo es una auténtica heroicidad. No existe ningún sistema tradicional de educación que te prepare para eso, pero tomar conciencia del Ser es la auténtica educación.

Existir como conciencia, siendo plenamente consciente de lo que eres, conlleva una paz profunda e inalterable, aunque en ella se vayan manifestando pensamientos y actividades. Cuando se mira con ojos de la sabiduría, no se ve más que paz.

Últimas conversaciones con Annamalai Suami

David Godman

Editorial Trompa de Elefante

martes, 17 de marzo de 2009

Viento me pongo en movimiento


Viento, me pongo en movimiento
y hago crecer las olas del mar que tienes dentro.
Tiempo, devuélveme el momento,
quiero pasar las horas nadando mar adentro.
Y revolcarme por el suelo,
para empezar todo de cero.



lunes, 16 de marzo de 2009

Sonrisas de Bombay


Su autor dice:
A veces el éxito de una buena estrategia se encuentra más en lo que se calla que en lo que se dice.

A medida que pasa el tiempo, creo más en las primeras impresiones y en las intuiciones surgidas ante según qué personas y en determinadas situaciones. Deberíamos hacer más caso de nuestra intuición, la más primaria, la que tiene lugar incluso antes de pensar.

Me agradaba la idea de hacer aquel viaje solo. Tal vez por se hijo único había tenido que acostumbrarme a mantener conversaciones conmigo mismo, a saberme sin compañía humana, y por eso jamás me ha sido difícil, más bien al contrario, estar solo. Me gustaba –me sigue gustando- disfrutar de muchos momentos de soledad.

Siempre había sentido curiosidad por las personas que, cuando saben que les queda poco tiempo de vida, comienzan a hacer todo lo contrario de lo que estaban haciendo hasta entonces, se desprenden de muchas cosas y empiezan a vivir realmente. ¿Por qué no lo hacíamos todos, dando alas a nuestros anhelos más internos y sueños más íntimos, si también algún día íbamos a morir?

En aquel momento me di cuenta de que era menos libre de lo que creía. Muchas de las cárceles que tenemos los humanos las hemos creado nosotros mismos y solamente nosotros tenemos el poder de derribar sus barrotes.

“A veces nos obsesiona más un grano en nuestra nariz que el hecho de que cada día mueran de hambre tantos niños en el mundo” reza un proverbio chino.

Cuanto más ahondaba en aquellas lecturas, más me daba cuenta de lo ignorante que había sido hasta ese momento. La filosofía india, a diferencia de la que había conocido hasta entonces, no hablaba de individuos ni de personalidades, sino de almas y del universo.

A partir de ahí empecé a percibir, de una manera intensa, lo placentera que es la acción de dar. Entregar sin esperar nada a cambio. Regalar pensando tan solo en aquel que recibe.

Hacer felices a los demás es el verdadero secreto de la felicidad; no hay otro truco. Desprendernos totalmente de nuestros propios intereses y centrarnos en los de los demás y en lo que puede hacerlos felices. Ésa es la fórmula indiscutible para dar sentido a nuestra existencia, para bailar al compás marcado por el verdadero impulso de humanidad y vida. Somos instrumentos de amor, y los instrumentos sólo tienen valor y significado cuando son escuchados por una audiencia.

Buscamos siempre nuestra propia dicha, esperando ser más felices teniendo esto o comprando lo otro, imaginando que vivimos de una u otra manera y buscando en otros las alternativas para llegar a nuestra propia plenitud. No, ése no es el camino. Únicamente pensando en los demás y olvidándonos de nuestros intereses y ambiciones podremos comprender y adquirir plenamente el sentimiento de la felicidad con todas sus notas y matices.

Debemos actuar como el cristal de una ventana a través del cual se mira. Del mismo modo que nuestras miradas van más allá de los cristales y se centran en los bellos horizontes que se descubren tras él, nosotros también debemos ir más allá de nuestros objetivos egoístas. Buscar nuestra propia felicidad es no ver más allá del cristal.

¿Qué valor tiene una camisa colgada siempre en una percha? ¿De qué sirve un teléfono si no hay nadie al otro lado con quién hablar? De la misma manera que una camisa sirve para vestir a alguien, nosotros servimos para vestir con regalos y alegría el corazón y el alma de los demás y para transmitir, mediante el amor, el gozo de la vida.

En Bombay empecé a ver a toda persona como lo que realmente es: una extensión de nosotros mismos. Porque nosotros somos, a la vez, extensiones de ellos y todos formamos parte de un mismo universo.

Debemos apreciar a cada ser humano como a nuestro hijo, nuestro padre, nuestro hermano. Sólo entonces escucharemos en cada voz y veremos en cada mirada una intensa llamada a nuestro amor.

Al viajar uno se aleja de la rutina, y no sólo geográficamente, de forma que puede ver con mayor nitidez todos los pigmentos que componen su vida cotidiana. Es igual que cuando uno mira una película de terror y se extraña de que el protagonista no se dé cuenta de que el monstruo que lo persigue está justo detrás de él, en el umbral de la misma puerta a la que está asomado. No repara en ello simplemente porque está en la película, inmerso en esa situación. A nosotros nos pasa exactamente lo mismo. Debemos aprender a ver nuestra vida desde fuera, como una pantalla de cine. Sólo así podremos decidir con más sabiduría y ver con mayor claridad.

El odio es malo. Incluso, en palabras de Gandhi, si amar nos lleva a odiar a otros es mejor no amar.

“Haz que tu corazón sea como luz, tan sólo así conseguirás que un puñal no lo marque al herirlo. Si haces una marca en una piedra, esa señal siempre quedará; si la haces en una bola de luz, el cuchillo con el que la hagas atravesará la bola sin marcarla por ningún lugar”.

Nos pasamos la vida lamentándonos del mundo, diciendo que va mal y criticándolo, pero a menudo nos olvidamos que nosotros somos una parte de ese mismo mundo. Empecemos a cambiar nosotros, y una parte del mundo ya habrá cambiado.

Es igual que tener ante nosotros un muro de color negro y quejarnos de que es oscuro, cuando en nuestras propias manos tenemos un bote de pintura blanco y un pequeño pincel. Tal vez no podamos pintar con ese botecito todo el muro, pero sí que accederemos a pintar una parte de él. Si cada uno aporta lo suyo pintando la parte que le corresponde o le que buenamente puede hacer, el muro, al final, será de color blanco.

Uno no puede acometer cambios para evadirse ni transformar insatisfacciones latentes en uno mismo. Para realizar un cambio de esta magnitud y emprender un nuevo vuelo, hay que estar bien, muy bien. Había sido feliz hasta ese momento y no hacía aquello para huir de nada.

Desde entonces tampoco pensé ya nunca en mi vida. Tan sólo tenía en mente la de los demás.

Descubrí el verdadero secreto de la felicidad. Sólo se es verdaderamente feliz cuando se busca la felicidad de los demás y, además, se consigue. No hay palabras que puedan expresar la sensación de gozo que supone ver felices a los demás.

El amor, en el juego de la vida, siempre gana.

Aprendí a convivir con la naturaleza, a observarla, a escucharla, a emocionarme con el movimiento elegante de los arbustos al compás del viento y con el concierto de los grillos al ir a dormir, a sosegar la vista con la belleza del ocaso del sol y refrescarme las manos con el rocío de la mañana. Descubrirlo y saberme parte de ello fue indescriptible. Estamos rodeados por un constante milagro, y estamos ciegos ante él.

No hay enemigos. Un enemigo es un amigo que necesita nuestra ayuda.

La palabra “caridad” siempre me ha producido cierto rechazo. Caridad supone la inferioridad del que es ayudado. La palabra ayuda, en cambio, implica igualdad.

Aquel libro explicaba que la muerte es la cúspide de nuestras vivencias, su coronación, lo que le confiere un verdadero sentido y valor a nuestra vida. Sin vida no habría muerte, pero sin muerte tampoco habría vida.

Para apreciar realmente la vida hay que aprender a no ignorar la muerte, a saber que está allí, como un proceso más de nuestras existencias.

Otras personas me han recriminado, y lo siguen haciendo hoy, que haya perdido mi identidad personal, que haya negado en exceso mi vida individualizada y separada del proyecto y que haya adquirido un sentido del deber con esta causa tan fuerte y arraigado. No creo que sea negarme, sino afirmarme como el ser humano que soy. Porque sólo pensando en los demás se crece, como ciudadano y como habitante del mundo.

Pasar por la vida sin sentir la dicha de dar sin esperar nada a cambio es como pasar por un mar cristalino sin querer tocar el agua.

Si todos descubriéramos que la verdadera finalidad de cada ser humano es entregarse a los demás, todo sería muy diferente. ¡Cuántas insatisfacciones crónicas se echarían al olvido! ¡Cuánto vacío espiritual tendría fin! ¡Cuántas expresiones de amor y cariño aflorarían en la humanidad!

El hombre está inmerso en una ceguera colectiva en la que tan sólo ve sus propios sufrimientos y necesidades. Los hombres y mujeres que habitamos el planeta Tierra tenemos como fin vestir con amor el cuerpo de los demás seres humanos.

Para llevar a cabo esa ayuda, sin embargo, es imprescindible sentirse pleno y feliz. A veces lo comparo con enamorarse. Un o no puede pretender que otra persona llene un vacío propio. Deben estar todos lo vacíos cubiertos para dar cabida a la maravillosa acción de dar y compartir.

Para hallarse a uno mismo tan sólo hace falta viajar al propio interior. No se trata de alejarse, sino de acercarse un poco más.

Del mismo modo que un médico necesita ver al paciente para poder diagnosticar, nosotros no podemos pretender curarnos el alma sin ni siquiera mirarla. Es necesario que la observemos como quien mira con dulzura los movimientos imperfectos de un bebé. Será entonces cuando se producirá el mayor milagro de nuestras vidas: darnos cuenta de que pertenecemos a todos los lugares. Sabremos que somos del universo y el universo es nuestro. Porque ambos son una sola cosa. ¿No es acaso maravilloso descubrir que formamos de la misma tela en la que también están bordadas las estrellas, las aguas cristalinas de los ríos y las puestas de sol? Descubrir ese secreto y entenderlo plenamente no tiene precio. Ese conocimiento es, junto con el amor, el mayor tesoro que el ser humano podrá albergar jamás en el alma.

Si dedicas tu vida a perseguir un sueño, la propia vida te lo devolverá convertido en realidad. Y si ese sueño está dedicado al beneficio de los demás, el viento siempre acabará soplando a tu favor.

Sonrisas de Bombay

Jaume Sanllorente

Plataforma editorial

Extractos interesantes del libro:

En todos los lugares donde hay una mancha de color, una nota de un canto, una gracia de la forma, hay una llamada a nuestro amor.

Rabindranath Tagore

Vivir es acordarse de olvidar. Perdona lo que deba perdonarse. Olvida lo que deba olvidarse. Abraza la vida con renovado vigor… Deberíamos poder acoger cada instante de la vida con una mirada nueva, como una flor que acaba de abrirse.

Mata Amritanandamayi

Pensamos que nuestro sufrimiento es personal. Estamos cerrados al sufrimiento de la humanidad.

Krishnamurti

Siempre debemos tener presente que no vamos a ser libres, sino que ya lo somos. Toda idea de que estamos atados es una ilusión. Toda idea de que somos felices o desdichados es una gran ilusión.

Swami Vivekananda

La voz humana nunca podrá cubrir la misma distancia que la pequeña y silenciosa voz de la conciencia.

Gandhi

La pobreza no debe tener cabida en una sociedad civilizada. El lugar que le corresponde son los museos. Ya allí es donde acabará. Cuando los escolares visiten con sus escuelas los museos de la pobreza, se horrorizarán al contemplar el sufrimiento y la humillación que padecían los seres humanos. Culparán a sus antepasados de haber tolerado aquella situación inhumana y de haber permitido que se prolongase en un sector tan amplio de la población hasta el primer tramo del siglo XXI.

Muhammad Yunus

Mirar, escuchar, es un gran arte […] al mirar, escuchar, aprenderemos infinitamente más cosas que leyendo libros. Éstos son necesarios, pero observar y escuchar agudiza los sentidos.

Krishnamurti

Debes saber que incluso cuando contemplas un árbol y dices de él que es un roble o un baniano, esta palabra, en tanto que forma parte de los conocimientos de botánica, ha condicionado tu mente de modo que se interpone entre tu visión del árbol y tú. Para entrar en contacto con el árbol debemos apoyar la mano en él. La palabra no nos ayudará a palparlo.

Krishnamurti

¿Tendrá la mínima importancia que yo cambie? […] Esta pregunta es incorrecta, pues tú eres el resto de la humanidad.

Krishnamurti

¿De dónde he venido? ¿Dónde me has encontrado? –le pregunta el bebé a su madre. Ella llora y ríe a la vez y, estrechando a la criatura contra su pecho, responde: Tú estabas escondido en mi corazón […], eras su deseo.

Rabindranath Tagore

Aguanta, auque estés solo y todos estén contra ti. Míralos directamente a los ojos, aunque estén congestionados de sangre. No tengas miedo. Ten confianza en esa pequeña voz del corazón que et pide estar dispuesto a abandonarlo todo y a todos. Debes estar dispuesto a morir para dar testimonio de lo que proporciona sentido a tu vida.

Gandhi

Debemos negarnos a dejarnos llevar por la corriente. Un ser humano que se ahoga no puede salvar a otros.

Gandhi

La verdad reside en el corazón de todo ser humano. Ahí es donde debemos buscarla para que nos guíe. Lo de menos es cómo se nos muestra. No podemos obligar a los demás a actuar de acuerdo con nuestra visión de la verdad.

Gandhi

La fuerza no procede de las capacidades físicas. Procede de una voluntad invencible.

Gandhi

Eres el producto de tu entorno. Por eso no puedes ver nada que esté fuera de tus costumbres y de las convenciones sociales de las que estás impregnado. Si quieres ver más allá libérate antes de tu forma habitual de interpretar los hechos.

Swami Prajnanpad

Si actualmente hay tanta mentira en nuestro mundo extraviado es porque cada uno de los seres humanos reivindica los derechos de una conciencia iluminada sin someterse a la mínima disciplina. Para descubrir la verdad es necesario ante todo tener una gran humildad. Para penetrar en el corazón del océano que es la verdad, es necesario decidirse a no ser ya nada.

Gandhi

La caridad no es una solución a la pobreza: sólo la perpetúa despojando a las personas pobres de su iniciativa. Nos permite proseguir con nuestra propia vida sin tener que preocuparnos por la de las personas pobres. Sólo sirve para aplacar nuestras conciencias.

Muhammad Yunus

Sólo hay un Dios. Y no es enemigo de nadie.

Gurú Nanak

La única religión que debería enseñarse es la religión sin miedo.

Swami Vivekananda

La muerte es sumamente parecida a la vida cuando sabemos vivir. No se puede vivir sin morir al mismo tiempo. No se puede vivir sin morir psicológicamente a cada minuto.

Krishnamurti

Individuo es el que está separado, cortado. Un individuo es una entidad separada, sin relación. Una persona es un individuo en relación con los demás. Si eres uno con los demás, si vives para los demás, te ensanchas.

Swami Vivekananda